En las cosas del amor nada está escrito ni existen fórmulas magistrales, pero sí que podemos echar mano de una serie de consejos que suelen resultar eficaces cuando queremos conquistar a alguien. Obviamente existen muchos factores externos, pero te aportamos nuestro granito de arena para no alejar de ti a tu media naranja.

Ocultar cosas

De acuerdo con que no es cuestión de contarlo todo a la primera de cambio, pero tampoco es una buena idea ocultar cosas importantes, como que tienes hijos o que vives con tus padres. Tarde o temprano esa persona se enterará y te será complicado recuperar su confianza.

Ir de [email protected]

Sé tal cual eres, pero no pretendas aparentar ser muy interesante o inteligente. El postureo está sobrevalorado, incluso en la era Instagram. Mostrarte sin dobleces ni caras ocultas siempre es una buena idea. Quien te quiera, ha de hacerlo tal y como eres. 

No dar tu opinión

“Lo que tú quieras”, “me da igual”… son expresiones que más que mostrar interés en la otra persona, demuestran no tener personalidad o un exceso de deseo de complacer, anteponiendo sus intereses a los tuyos propios. Mala idea. 

Mostrar un exceso de confianza

Si os estáis conociendo, algunos aspectos deben quedar para tu propia intimidad. Muéstrate tal y como eres, pero sin pasarte ni tomarte demasiadas confianzas con esa persona.

Fingir lo que no eres

Si pretendes que alguien se enamore de ti, debe enamorarse de quién eres, no de quién te gustaría ser. Está bien ser [email protected], pero no debes edulcorar la realidad ni vender una vida ficticia y que no tenga nada ver con tu día a día. 

Pasarte con el contacto físico

Hasta que no se alcanza un nivel alto de confianza, no es muy recomendable ser “tocón”. Los dos besos del saludo o la despedida son aceptables, pero, por ejemplo, un abrazo ya es algo más íntimo. 

No mirar a los ojos (o mirar en exceso)

Mantener la mirada baja o esquiva da la sensación de timidez extrema o de estar ocultando algo. Pero, nunca mejor dicho, ¡ojo! Mantener la mirada fija demasiado tiempo también puede interpretarse como un gesto de soberbia o prepotencia, así que ¡mide tu manera de mirar!

Coquetear con otros para provocar sus celos

Un error demasiado frecuente es coquetear con otra persona para dar a entender que tenemos más pretendientes. Es bastante probable que esa persona decida mantenerse al margen y no inmiscuirse en tu posible relación si cree que puede haber alguien más en tu vida. Además, es importante tener en cuenta que estarías jugando con los sentimientos de un tercero. ¡Sé legal!

Seguirle en redes sociales

Aunque hoy en día es una medida sumamente extendida y quien más y quien menos cotillea las redes sociales de alguien cuando le empieza a conocer, pedirle amistad sin haberlo hablado antes puede resultar una invasión de su privacidad. ¡Y cuidado con los “Me gusta” por accidente al mirar sus publicaciones!

 Manifestar unas altas expectativas

Por muy ilusionante que pueda resultar el hecho de iniciar una relación sentimental con esa persona, es mejor no empezar a hacer planes de futuro a la primera de cambio. Por supuesto, cada persona es un mundo y dejar claras nuestras intenciones también es un paso positivo, pero siempre es mejor ir paso a paso y poco a poco para ir conociéndose y estableciendo una relación de amistad y confianza como base de todo. 

Por news